4. Nos dejamos

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo 4. Nos dejamos

16 Respuestas a “4. Nos dejamos

  1. Ismael Serrano
    Disco: Acuérdate de vivir
    Letra: Rodolfo Serrano
    Música: Ismael Serrano

    Papel Encontrado en la Cocina

    Te dejo, yo qué sé,
    el fracaso más tierno,
    la idea de no verte,
    ese pequeño espejo
    donde te amé durante
    tanto tanto tiempo,
    tanto tanto tanto tiempo.

    Te dejo la palabra,
    el vasito de vino,
    esos pasos cansados,
    el saberte conmigo,
    el morir y vivir
    encogido en tus besos,
    encogidito en tus besos.

    Vendrá la vida a vernos
    en el mes del olvido
    cuando tiene la tarde
    el color del domingo
    y sabe la nostalgia
    a cuaderno y colegio,
    a cuaderno y colegio.

    Así que aquí te dejo,
    cuando voy al trabajo,
    la promesa solemne
    de volver a tu lado
    aunque esta noche el mundo
    se hunda y me desarme,
    se hunda y me desarme.

    Para que tú lo sepas
    te dejo como herencia
    lo que yo siempre quise:
    el dolor, la tristeza
    de otros –Dios los bendiga–
    que nos hicieron grandes,
    que nos hicieron grandes.

    En ellos me refugio
    con ellos soy monarca
    dueño del paraíso,
    señor de cuerpo y alma
    y dios omnipotente
    de las calles y bares,
    de las calles y los bares.

    Y dueño de tus labios,
    dueño de tus reproches
    y de tus regañinas,
    de tu tos por la noche
    y de esa palabra
    que huele a pan y a tarde,
    que huele a pan y a tarde.

    Te dejo todo eso
    sin que nadie lo sepa.
    Donde salvar la vida
    efímera y pequeña,
    un lugar de esperanza,
    aquel dulce refugio
    en que han de convertir el mundo.

  2. A.

    Las cosas sencillas no son un buen presagio. De todas las tardes de continuos intentos por vernos a solas, para hacer un poco más ‘tangible’ la relación amorosa de 3 meses, la peor por fin apareció. La familia de ella se puso de acuerdo para irse a perder una hora caminando, no sin antes pasar inadvertidamente por frente a mi oficina y dejarme verlos (y contarlos).

    Aritmética simple, todos menos ella igual a ella sola.

    En cinco minutos estuve en su casa y sin muchos pretextos entré a hacer la tal visita. La gran ambigüedad de los derechos en nuestra relación lograron que fuera ella quien se adelantara y pues, de mí dispuso a su acomodo. Cinco minutos más tarde regresaron todos para tener el gusto de sorprenderme en esos menesteres.

    Momento… cinco minutos de ida, cinco minutos de visita… y los otros veinte minutos?… no perdieron media hora como supuse.

    Error de cálculo que me costó mucho más de lo que llevaba en ese momento conmigo. A pesar de las tres horas de visita al grupo y el disimulado desconocimiento de las normas de la casa, las consecuencias no se hicieron menos trágicas, aunque muy probablemente en sus memorias no esté guardado. Espero que ninguno de ellos llegue a leer esto. Solo puedo decir que hice mi mejor esfuerzo para desbaratar una excusa que yo mismo hice posible. Ahora puedo decir que me dejaron esperando: “tal vez dentro de unos dos o tres años, cuando las cosas cambien…” me dijo ella. Esto fue hace ya como veinte y nunca hubo tal.

    Pensar en estas cosas no hace daño al corazón, pero da una sensación de culpa en el orgullo… que forma tan sencilla de deshacerse de mí, cómo fui a permitirlo… será que no convenció la “relación tangible”?.

  3. Aleg

    Hola amor, veo que ya tomaste una decisión… pues bien, creo que lo único que resta es inscribir mi posición frente al asunto. Carla, yo lamento que las cosas no puedan ser como tu y yo en un comienzo las concebimos, lamento no poder estar en la relación como tu la imaginas, me siento culpable de hacerte pasar noches a la espera de un gesto, de una palabra, pero como siempre te lo he dicho, no lo se hacer. Siempre he intentado ser lo mas sincera posible dentro de esta relación, hay cosas que desde el comienzo puse sobre la mesa y que tú aceptaste, ahora me las devuelves como si fuera un delito o como si yo fuera un ser ruin que solo busca la desdicha del otro.

    Realmente esta nota no es tampoco para excusarme y volverme una victima o algo por el estilo… Nooooooo, a lo que voy, esta por encima de echar o asumir culpas, esta en entender porque las cosas hoy se muestran tan hostiles entre las dos.

    La distancia, el no verte, el esperar tu llamada, ya se había instaurado dentro mis rituales, el oír tu voz era la promesa latente del encuentro, era la esperanza que crecía en cada mensaje, en cada letra que compartíamos cada noche; una a una se fueron ahogando las palabras y la promesa del encuentro se desvanece ante tantas preguntas que quedan aun sin respuesta.

    Gracias una y otra vez por todos los encuentros clandestinos entre letras y canciones, gracias por haber compartido un pedacito de tu piel desde la distancia, por haberme permitido perturbar tus noches y por perturbar las mías entre besos y caricias apasionadas que aun permanecen en mi cuerpo como rastro fiel de que existes en mi. Gracias por todas las noches de compañía soportando mi insolencia de chiquilla. Gracias por dejar que mi corazón fuera a perseguir ilusiones entre noches y amaneceres, acompañada solamente por tu voz que me indicaba los caminos; gracias por los orgasmos y por los besos y por las caricias y por todas las cosas que me entregaste sin poner medida.

    Gracias por haberme confiado tu fragilidad con tanto amor y entrega, si pude hacerte daño solo te puedo pedir que me perdones, no sé como sanar las heridas que provoque, sé que es un acto irresponsable pretender con unas cuantas palabras borrar el dolor de tantas noches de espera en las que no llegue, por ello no daré mas excusas.

    Aun sabiendo y entendiendo tu mensaje como una despedida, insisto en que me hubiera encantado compartir amaneceres juntas, que te dejo una promesa rota de llevarte una taza de café al despertar una mañana, que se apagan hoy ante las palabras las ilusión y la esperanza de un enero, que se me van de las manos los motivos para seguir escribiendo. De todas maneras y sin saber si me lo puedas creer, lo único que me resta decirte esta mañana es que te amo, que te amo y nunca pensé amar en la distancia y entrañar un rostro y un cuerpo que hasta el momento solo ha podido existir en mis sueños, en mis fantasías y dibujado bajo unas cuantas palabras que me hablan de amor.

    No debo escribir más, le temo a la palabra y es mejor que pare en este momento.

    Te amo amor.

    Aleg.

  4. Aleg

    Amor,

    Es tan triste no poder llegar a tí por ningún medio ya. Me refiero a tocar tu corazón. Y es tan triste ver que los mismos gestos y las mismas palabras que un día parecieron despertar tu amor por mí, hoy caen en el vacío, vaciadas de la magia que era capaz de abrir tu corazón, de recoger amor por amor.

    Cada día que pasa intento encontrar, sin embargo, la forma de sentirte cerca, de tenerte junto a mí, aunque en realidad no lo estés.

    Es difícil resistir que lo que un día fue amor, hoy sea indiferencia y que lo que antes nos unía, hoy nos separa. Es triste intentar tocar tu cuerpo invisible y encontrar una muralla bien construida y mejor resguardada, tanto como para impedir todo posible acceso a tí.

    En mi caso, en cambio, persisten insistentemente los mismos sentimientos por tí, los mismos que me hicieron feliz y que hoy me desgarran.

    Recuerdo nuestras primeras conversaciones telefónicas y de ellas la dulzura de tu voz amilanada, la simpleza de tu alma limpia, el prístino color de tus palabras, tu risa inocente, tu discurso aguerrido, tu ternura inmanejada, cierta.

    Me aferro a lo pasado porque allí encuentro la luz, una luz tan enceguecedora que perdió mi razón y traicionó mis defensas para dejarme, frente a tí, en la más total fragilidad, pensando que nunca habría daños.

    Lo peor, es saber que puedo desgastarme escribiéndote miles de cartas y creer que no lograré nada, que no lograré despertar tu ilusión y provocar tu risa clara, nuevamente.
    ¿O tal vez, sí?.

    Eres, sin duda, lo más extraño que me ha sucedido, y no por ello diría que ha sido lo más absurdo como te pareció a tí.

    Andrea, mi ex – pareja, me trató de convencer de que hacía un papelón buscándote después de aquel día en que me dijiste: “no me llames más, no me escribas, no quiero saber nada de tí”. Ella juzga y dictamina que no te conozco, que no te importo si contestas sin ganas a mis llamadas. Yo trato de explicarle que estás muy ocupada y ella dice: cuando a uno le interesa alguien se hace el tiempo y que cuando uno recibe una llamada internacional pone mayor esfuerzo. ¿Es así Aleg?. ¿Es como ella dice?.

    Yo a todos mis jueces visibles e invisibles, sólo les devuelvo mi desprecio, porque no conocen, ni entienden; no creen, ni sueñan; no viven, ni mueren el amor como yo soy capaz de vivirlo y como un día tuve certeza de compartirlo contigo.

    C.A.

  5. Boreas

    Bueno, pues creo que lo que voy a contar hace parte de un miedo infundado, en una relación que aún tengo, y espero sirva como terapía para irme haciendo a la idea de separarme de mi pareja.

    Hace dos años empecé una hermosa relación, romántica, sana, comunicativa, libre, (la libertad es el vínculo más puro que une a las personas), pues bien, el sujeto es un pilo, seguro de si mismo, afable, muy social, etc, yo apenas saliendo de un cascarón y empezando a conocer lo que el mundo gay sigifica, empezando a rechazar el estereotipo homosexual que tanto nos estigmatiza y creando una calidad de vida diferente a la usual… Nos enamoramos perdidamente, él no es de acá, en realidad no sabe de donde es, lo que si sabe es que de donde nació no solamente es, así de sencillo. En fin, dentro de las muchas primeras conversaciones me confesó que su anhelo más grande era poderse ir a otro país, de este mismo continente, pero con una cultura totalmente diferente, incluso con otro idioma, y este deseo se convirtió en una de mis pesadillas más grandes porque significa separarnos, dejarnos.

    Poco a poco, se ha venido aplazando esta idea, pero no desplazando, siento que esta persona es muy valiosa y con él he construido una percepción de amor muy bonita, el alejarse de mi vida sería una destrucción de mi sentimiento de relación, no lo quiero idealizar así pero me conozco, en fín, la verdad me he concienzado que lo bonito es pasar el presente con toda la alegría y emoción posible, y desear que seamos felices, así no estemos juntos en un futuro…

  6. Jordi

    Twister

    Terminamos allí los tres, en la misma cama; cada uno por razones diferentes. La mía? Quería tenerlo todo… a los dos; simplemente no podía escoger y por qué no quedarme con todo al tiempo. Era mi idea progresista de la posibilidad de una relación “poliamorosa”. Al fin y al cabo nunca he podido estar sólo con uno y la sensación de no hacerlo a escondidas me hacía ilusión. Antonio? Hoy creo que quería entrar en mi vida y en el espacio que estaba reservado sólo para Diego, quien era el que más curiosidad me generaba; supongo que no quería sentirse excluido y sabía bien que mi relación con Antonio iba más allá del sexo sadomasoquista y qué mejor forma de estar conmigo que ceder a mis peticiones?

    Luego de un par de martinis lo llamó “Vamos a arreglar esta situación usted y yo…”. Así terminamos en casa de Antonio, quien por supuesto, aceptó sin chistar. Yo antes había tenido algo con más de una persona, pero nunca con tantos sentimientos atravesados.

    -“Cuántos días a la semana se queda con usted?

    -“Por lo menos una”

    – “Conmigo sólo se ha quedado una vez…”

    – “Ya lo sé… le gustó?”

    – “Sí mucho, quisiera que volviera a suceder”

    Esa misma noche Diego me dijo que no quería pasar por eso nuevamente. Al otro día Antonio me citó en el centro para decirme que no quería compartirme con nadie más. Ya era muy tarde, era de los dos. Situación, claro, que no duró mucho tiempo porque luego de unos meses Antonio prefirió no verme más y se fue con un hombre muy respetable pero tan emocionante como una tarde de té con las tías. A Diego… nunca pude verlo igual.

    • Lacaniano

      no subestimes a las tías Jordi!!! la tasa de té con las tías tiene su guarda’ooooooo.

      • Jordi

        Olvidé decir que después de eso bloqueé a Antonio en el facebook, aunque de vez en cuando lo desbloqueo, veo su perfil y después de 48 horas (que es lo permitido) lo bloqueo nuevamente para que él no me pueda ver a mí.

      • Jordi

        Y sí, el te con las tías debe tener algo guardaooo… claro que lo sabré cuando sea tía, JE!

  7. Sonja

    Empezamos nuestra historia a distancia. Era el año 2000 y durante semanas nos comunicabamos por mensajes de movil. Cada uno de los mensajes que recibía los anotaba en mi agenda para no olvidar las primeras palabras, el primer me gustas, el primer te echo de menos. Luego estuvimos durante 4 años viviendo en la misma ciudad y yo seguía apuntando cada uno de sus mensajes en mi agenda. Me fui un año a estudiar fuera y en vez de largas llamadas nosotros nos mandábamos mensajes por el móvil. Y yo los apuntaba. Incluso nuestra ruptura dos años más tarde se concretizó por mensajes. Los dos queríamos seguir pero ninguno de nosotros quería renunciar a sus planes de vida. Vivíamos en países diferentes, hablar por telefono se hacía cada vez más frustrante, cada uno defendía su plan de futuro y no coincidíamos en nada. Nos mandabamos mensajes, escribíamos emails que rompían el corazón. Hasta que una noche recibí un mensaje en el que me propuso tomarnos una pausa sin hablarnos ni escribirnos para poder decidir. Le intenté llamar pero no me cogió el telefono. No hubo más mensajes. Pero era el año 2007 y facebook empezó a formar parte de nuestras vidas. Pronto nos hicimos amigos. Queríamos intentar serlo en la vida real y pensamos que de manera virtual sería más fácil. Nos mandamos algún mensaje en privado, alguna conversación en el chat hasta que un lunes por la mañana vi en su “relationship status” que estaba “in a relation ship”. Al poco tiempo publicó las fotos “yo y mi gran amor”, donde salía él con su novia junto a la familia o a los amigos comunes que habíamos tenido. Durante meses observé obsesionada la vida que podría haber sido la mía: escapada a Budapest, vacaciones en la playa, con el makuto tres meses por Latinoamerica, cena en familia, ir a comer a la montaña, comprar el árbol de navidad. Fue él quién decidió que no deberíamos ser amigos virtuales pues no lograba rehacer su vida viendo la mia. Me borró. Por suerte. Así no tuve que ver como cambió su estado de “went from being in a relationship to is engaged”. Pero me lo escribió por mail. Lo tengo guardado junto a todos los demas emails que nos escribimos. Y en algún lado aún tengo todas las agendas con los mensajes de móvil que me mandó. Desde que empezamos hasta que nos dejamos.

  8. CarmenzaCieloAzul

    Lo intentamos pero algo nos ata… Ese lazo que alguna vez le dije que estaba más allá de nosotros, que nos era imposible romper por nuestras propias formas. Y aún así lo intentamos. Él busca una novia en serio; yo quiero alguien a quién no me pueda resistir, y entre aquello que llega, lo encuentro a él y a sus ojos mirándome insistentemente, y él me encuentra a mi, caprichosa y altiva, queriéndolo. Ponemos reglas, barreras, hacemos tratos: “usted duerme en el colchón, yo en la cama”; “usted no entra a mi facebook… yo tampoco”; “usted no me pregunta nada de mi, yo tampoco quiero saber nada de usted”, pero la gran cantidad de personas que conocemos en común, los lazos íntimos creados con cada una de esas personas, los lugares, los vicios, las ganas, todo nos reúne una vez más, y resignados, nos sentamos lo más lejos posible, nos miramos desde lo lejos, yo lo miro fijamente, él me muestra su lengua, inevitablemente sonreímos, y una vez más ponemos el muro de contención hasta que… no sé, ¿alguien sabe? ¿Hasta que matemos las ganas de una vez por todas, una vez más?

  9. Sophie

    Nos dejamos, tu pensabas que tomabas la mejor opción yo estaba resignada a perderte… no importaba seria lo mejor.
    pasa el tiempo sigues pensando, pasa mas tiempo y algo vive aun… pasa mas tiempo y los recuerdos se niegan a desaparecer… pasa mas tiempo crees que dejo de existir… pasa mas tiempo y de repente tarde para uno a tiempo para el otro y aunque los sentimientos jamas desaparezcan lo hecho, hecho esta, el tiempo no volvera y la opcion no se volvera a tomar

  10. Cansada de besar sapos

    Sapo, solo así puedo describir a mi ex, un pequeño sapo a quien le vi forma de principie, forma que por supuesto nunca tuvo, a las mujeres nos educan para eso, para creer en príncipes y querer ser rescatadas por un hombre inexistente en un perfecto caballo blanco. Nunca me rescataron, por lo menos no como yo quería, sin embargo en esta relación se fueron cuatro años de mi vida en la lucha contra mi deseo de estar con otras personas, contra la incapacidad que tenia este sapo de valorarme, al final de la relación todo era lineal, demasiado pasivo, demasiado…NORMAL. Yo lo quería con todo el corazón, pero hay cosas que ni el amor puede.
    Cómo dos personas inmersas en la costumbre deciden terminar?, Pues la relación no daba más, él, aburrido de todo, esperando lo que le quisiera llegar y yo, pobre mortal con ganas de comerme el mundo, no me comí el mundo, pero conocí a otra persona, me di cuenta de todo lo que no tenia, de todo lo que quería y que este sapo jamas daría, poco a poco nos dejamos, solo puedo decirlo así, porque no se si el me dejo cuando me confeso sus infidelidades o yo lo deje cuando conocí a mi nuevo amor, nos dejamos así sin más, podría decir que nos dejamos cuando desparecieron las mariposas de la barriga, cuando ya sabia cómo, cuando y donde daría el siguiente paso, pues la pasión, murió con la sorpresa…

  11. Gabriel

    Un comienzo poco convencional, una estabilización de la relación poco duradera, una época de “tiempo muerto”, un intento más y un final desastroso. Ese es el resumen ejecutivo de una relación que a este momento y por mi lado esta tan enterrada que me cuesta trabajo recordar muchos detalles y situaciones a pesar de mi buena memoria y de que debería recordarlos, tal vez. Por el lado de ella creo que el final de la relación debió ser tan fuerte que a veces llego a pensar que fui un total patán y puede que en este momento no sea la persona más grata que haya entrado en su vida. Nunca supe más de ella que un comentario reciente de un amigo, pero ninguno quiere saber del otro, eso es seguro. 3 años de ánimos brujescos, mentiras y goce repartidos en 2 temporadas altas. Ella perseguía, era fría, jugaba, mentía y yo no me quedaba atrás. No creo que ninguno de los dos haya ganado algo… pero si hacemos estadísticas básicas para sacar un “ganador”, sin querer ser egocéntrico ni el malo del paseo, fui yo… siento que solo fue un capricho que no quería dejar, mientras que al otro lado la situación era un poco más compleja. Esto no es tanto de ruptura amorosa ni decepciones, es mas bien de que finalmente hicimos todo lo posible por dejarnos, incluso nosotros mismos, después de tanto daño “sin querer queriendo”. Eventualmente recuerdo algo, pero prefiero que cada vez pase con menos frecuencia. Ahora veo/siento que escribí mucho y aparentemente no dije nada, espero que no sea así, si no estaré convencido del miedo que tengo de recordar lo que paso en ese tiempo.

    • Jodida pero contenta

      “Por el lado de ella creo que el final de la relación debió ser tan fuerte que a veces llego a pensar que fui un total patán y puede que en este momento no sea la persona más grata que haya entrado en su vida”… Mira las cosas de la vida, dos relaciones y te sucede lo mismo, pierdes el tiempo vas y vienes y no te importa entender el porqué. Era la primera vez que me enamoraba, que sentía eso que juran mágico, mentira, estar enamorado es una mierda, preguntarse el porqué de todo, entrar en mares turbulentos de la falta de razón y el exceso de corazón, le decía te amo y me preguntaba por quien votaría, arremetía contra su cuerpo como una estampida de animales y el respondía con todo menos satisfacción… Supe que era el final cuando ya no funcionaba nada, cuando parecía un zombie al lado mio, tarde, muy tarde lo entendí, me decía que había cambiado y yo pensaba idiota me enamore, claro que cambie, al final el man como mi amigo “Gabriel” no me quería dejar porque sentía que su ego no se lo permitía, yo era al fin de cuentas ese lindo trofeo que le había quitado a otro, se gano a la chica difícil, pero por pendejo la había perdido igual que el anterior…

  12. Caro

    Más de un año tratando de que algunas cosas de fondo funcionaran..más de un año tratando de dejarlo. Hasta que un hecho, quizas insignificante me dió el valor de decir hasta aquí fueron 5 años de tire y afloje. Creo que el dolor fue más intenso y más horrible mientras traté de dejarlo que los meses posteriores en lo que hubo llanto y hasta psicóloga tratando de ver cual era mi problemita con los hombres…..al final descubrí que mi problema no existía y que podía respirar mejor sin él, que podía volver a sentir intensamente para mi misma sin pensar si el hombre que estaba a mi lado era mi principe azul. Hace dos años de eso y sólo hasta ahora pienso en el amor como antes….un amor con todo el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s